martes, 13 de diciembre de 2011

Haga click para descargar ética


Hay muchos textos referidos a la ética periodística, pero la mayoría están enfocados a lo que debe hacerse, o no, en televisión, radio y prensa; pero muy poco sobre como actuar, periodísticamente hablando, en el Internet. Se supone que al ser una herramienta que engloba a los medios mencionados anteriormente, está "éticamente" cubierto.

Si bien es cierto que los periódicos impresos ponen en la Web los mismos contenidos que en sus páginas de papel; las emisoras de radio transmiten en simultaneo al igual que los canales de televisión; hay contenidos en la red, que se generan en la red; por lo tanto es más difícil controlarlos y revisar su ética.

Como menciona Ramiro Beltrán en su texto "La ética periodística en Bolivia", no hay (todavía) tecnología que pueda compensar la falta de ética en un periódico; no han inventado un software que sea capaz de mostrarnos en una ventana de error un mensaje que diga: 'Error: Usted está descontextualizando la noticia'.

En en Internet existen muchas formas de esconderse en el anonimato (aunque esto está en discusión) o actuar en masa; si somos una bola de hombres sin rostro (o en algunos casos utilizando máscaras), hablando, generando contenido y haciendo un psudoperiodismo colectivo es mucho más fácil saltar las barreras de la ética y convertir en viral un mensaje lleno de rumores, calumnias y frivolidades.

En el nacimiento de la Web (web 1.0) e incluso en plena web 2.0 con el auge de las redes sociales se ha vuelto difícil (por culpa de la frase hecha: "Libertad de expresión") saber si el blogger hace periodismo o es un farsante que inventa y divulga información falsa; que en algunos de los casos (por falta de ética) un Medio "la pasa como cierta".

Hace ya unos cuantos meses, periodistas y bloggeros serios (y con estudios en el caso de los periodistas) iniciaron una suerte de lucha en las redes sociales para evitar informaciones falsas, por un periodismo ético y para desenmascarar a los "empíricos" o "chantas"; veremos como continúa esto...

--
Quien mucho milanga, poco ajusta el cinturón.